Alice Munro, Life Itself, by Inés Martín Rodrigo

Alice Munro, in a file image / ARCHIVO

Pensaba que no se moriría nunca. Creía que estaría siempre conmigo. Estaba casi segura de que volvería a escribir. Tenía la esperanza de que algún día me regalaría un nuevo cuento. Pero entre mi deseo y la realidad posible, imaginada, querida, se ha interpuesto, como tantas otras veces, casi siempre, la fatalidad. Alice Munro ha fallecido y con ella se ha acabado un capítulo de mi vida, el dedicado a la literatura más extraordinaria, aquella capaz de reparar en lo cotidiano, en lo banal, y de elevarlo a la categoría de trascendente.

Source link

Leave a Comment

NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ NcdeQ