Euphoria in Cornellà, laughter in Gijón, madness in Córdoba, desolation in Oviedo and tears in Laporta's attic

Sin la crueldad del sábado por la noche en Tarragona, donde, sí, el árbitro hizo de las suyas pero el comportamiento de una parte del público fue veneno para el Nastic y, ya no digamos, el lamentable acoso al equipo arbitral en su vestuario, deplorable, este domingo nos ha traído dos ascensos de distinto color y, sobre todo, de repercusiones muy, muy, muy diferentes.

Source link

Leave a Comment

shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw shw